Pantalla Pinamar 2009

Afiche Pantalla Pinamar 2009El Quinto Encuentro Cinematográfico Argentino-Europeo comenzará el próximo sábado 7 de marzo. El evento está organizado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y la Intendencia Municipal de Pinamar, cuenta con los auspicios del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, y goza de la declaración “De Interés Nacional” votada por la Honorable Cámara de Diputados de la Nación. Durante ocho días se presentarán 54 largometrajes y tres programas de cortos. Las  proyecciones, como es habitual, se desarrollarán en las salas Bahía y Pinamar, sitas en la Avenida Bunge. Y el domingo 15 habrá una jornada post-festival en la que se repetirán distintos títulos. Las entradas generales costarán cuatro pesos y habrá talonarios de diez localidades al precio de veinte pesos. Todos los boletos vendidos durante la muestra participarán de los sorteos regulares del INCAA y también del sorteo de dos invitaciones para asistir a la edición del año 2010 del Festival de Cine Español de Málaga.

Viernes 13, 21.30 hs.
Los Karamazov (Karamazovi - República Checa/Polonia, 2008).
Dirección: Petr Zelenka. Con Martin Mysicka, Michaela Badinková, Igor Chmela, Radek Holub. Duración: 113 minutos.

Afiche Los Karamazov de Petr ZelenkaUna compañía teatral de Praga llega a Cracovia para representar una adaptación escénica de la novela de Dostoievsky, en el festival de teatro alternativo de la ciudad. La película fue rodada en efecto en un extraño lugar: las fábricas de acero de Cracovia, donde Andrzej Wajda realizó El hombre de hierro. Allí, entre los obreros, una serie de actores de paso por Polonia pone en escena una versión teatral de la novela de Dostoievski realizada por Evald Shorm, un reconocido artista del cine checo de los años sesenta silenciado por el régimen comunista y fallecido en 1988. Las relaciones entre los intérpretes son tensas, pero los largos ensayos, que ocupan todo el metraje de la película, se ven marcados por la tragedia de un obrero (Andrzej Mastalerz), cuyo hijo, víctima de un accidente, está a punto de morir. Al compás de la obra, el texto se acerca cada vez más a las fibras más íntimas del hombre y de sus compañeros de trabajo.

Se trata de una cinta, cuya interpretación se confió a un elenco coral espléndido (dónde figura Ivan Trojan, que ya colaboró con Zelenka en Wrong Side Up), vertiginosa en la trama, sin solución de continuidad, el plan de la puesta en escena y el de la realidad. El guión menciona, de manera fugaz, episodios de la Historia (Lech Walesa, el papa Woytila, un guiño a Emir Kusturica), pero no cede a la tentación de actualizar el texto. El autor se interesa más bien en el eco de las palabras de los hermanos Karamazov en un contexto inédito, un infierno siderúrgico a la vez majestuoso y monstruoso transfigurado por los elegantes movimientos de las máquinas (acompañados por la banda original del oscarizado compositor Jan Kaczmarek y por la exquisita fotografía de Alexander Surkala).

Esta obra, producida por la compañía checa První Verejnoprávní, ha recibido financiación polaca por parte del Warsaw Pact Film Production y subvenciones de Ceská Televize, Polish Film Institute y Eurimages.

Petr Zelenka es el director y guionista checo de nueva generación más premiado. Fue gracias a sus padres, que trabajaban en la televisión pública, como entró en contacto con los rodajes. Al término de sus estudios secundarios, se encontró dividido entre las matemáticas y los guiones. Al final, prevaleció su inclinación por las películas y fue así como Zelenka se convirtió en estudiante de la reconocida escuela de cine FAMU, de Praga. Es un hombre lleno de contradicciones. Sonríe mucho mientras habla de tristeza, lo que hace difícil dilucidar si está hablando en serio o si su razonamiento es sólo una broma surrealista. Se mudó a  Cracovia para rodar la película  y aprendió polaco para comunicarse con los actores. Allí no todo el mundo habla inglés y quiso estar en disposición de mantener una conversación personal con cada uno  sin ayuda de un intérprete. ¿Aprender un idioma solo para realizar un espectáculo? Por qué no. Zelenka es muy realista sobre el trabajo fuera de la República Checa. "Quise trabajar en Inglaterra, pero los británicos son una sociedad muy hermética. Pienso lo mismo de los franceses. Me sentía muy frustrado y ante mí surgió Polonia. No es muy lógico, pero así es como sucedió todo. La vida es ilógica en sí misma, así que seguí su camino ilógico en busca de la felicidad en Polonia.Cracovia supone un gran giro en mi vida. Forma parte también del Imperio Austrohúngaro, así que es casi como Praga. Aunque en pequeño. El ambiente, por lo visto, es magnífico".

Praga en la retina
A pesar de esta adoración, no oculta su pasión por su ciudad natal. "Cuando la comparas con otras grandes ciudades, es un auténtico paraíso. Los comienzos de los noventa, con la llegada de muchos americanos, supuso una edad de oro para Praga. Era una locura. Todo fue restaurado y surgieron un montón de locales nuevos. Aunque esta atmósfera se ha perdido, aún se puede vivir aquí. Praga es tranquila, barata y tiene los mejores medios de transporte público del mundo. Todo lo que un escritor necesita". En cuanto a las desventajas: "La gente sin hogar. Hay una película de Abel Ferrara, Driller Killer, sobre un chico que mata a un sin techo con un taladro. Deberían pensar aquí en soluciones similares, pero por desgracia nuestro Gobierno es demasiado blando para hacer eso", suelta corrosivo acerca de los que han hecho de la mendicidad un modo de vida.
Zelenka es comparado con los mas grandes nombres de la literatura checa: Hrabal, Kundera, aunque está en completo desacuerdo con esa afirmación. "Es ridículo compararme con Hrabal porque era un autor estupendo... Mientras que Kundera… Ya sabe que no me gusta…" Durante un encuentro en el Instituto de Teatro de Varsovia lo llamó "idiota". "Sí, y luego admití que fue un error e intenté leer La insoportable levedad del ser, pero fui incapaz. Luego, volví a reconocer que era un idiota. Roba cosas de otros autores, las toma prestadas de sus propios libros y lo que es peor, es un escritor malo. ¿No es obvio?" –una señal de desagrado se desdibuja en su cara. "Sus novelas son técnicamente buenas. Sabe cómo poner ideas juntas de un modo ingenioso y puedes decir lo que quieras de él pero en eso es honesto".

Ya no hay románticos
Zelenka se muestra también muy crítico con los herederos de la Revolucion de Terciopelo. "El problema de la intelligentsia checa es que hay de todo menos inteligencia. Recuerdo que en los setenta era muy popular entre gente educada emplear un lenguaje sucio. ¿Por qué? Nadie lo sabe. Creo que era algo muy checo, como una autodenigración por medio del lenguaje".
¿Y las nuevas generaciones? "Saben qué quieren y lo quieren. Están carentes de sentimientos románticos. Ser romántico no es ir a la montaña, puedes vivir como un perro porque tu personaje favorito de novela vivía de un modo similar. Encontrar fragmentos de belleza en el terrible mundo comunista era romántico en un sentido que la gente joven no acepta hoy".
¿El aclamado artista en Europa se siente europeo? "Para mí, Europa es cuestión de dinero, de cooperación política, de diferentes programas. No me siento europeo porque no fui educado así. Estas cosas se inculcan en la niñez, no se aprenden".

EAB, 04.03.2009


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz